dilluns, 28 de febrer de 2011

Ghostgirl 3 - Lovesick - Capitulo 3




Capítulo III: Acaba con quien bien quieras

El tiempo es un modista que se especializa en modificaciones.
-Faith Baldwin


***
Conservar los cambios, agarrándose de alguien que conoces para no dejarlo ir es sólo un modo de retrasar lo inevitable para ellos, y también para ti. Esto te protege de la necesidad de hacer los cambios que tú estás a punto de imponer, hasta que estés preparado. Al igual que cuando cancelas la visita de un huésped a quien hace tiempo deseabas ver, pero para la cual nunca tuviste ocasión de disponer lo necesario, se trata de la salida más conveniente y fácil… para ti.
***
—¿No necesitas un asiento del coche para ella? —dijo Wendy Anderson, señalando al bulto inoportuno en el regazo de Petula.

—No me gusta el modo que los tirantes estrujan su ropa, —contestó, esperando hasta que Wendy Anderson se fuera al asiento trasero, lejos de ella—. ¿Dónde está tu niño? —Petula preguntó como si se refiriera a un paquete no deseado.

—En la guarde —espetó Wendy Anderson con retintín.

—Oye, ponle sus calcetines; se le caen. Necesita ese toque de rosa para que le funcione el look —dijo Petula a Wendy Thomas, que estaba en el asiento delantero.

Wendy le colocó los calcetines al bebé, pero no le quedaron derechos, había una distancia desigual por encima de cada tobillo.

—¿Tengo que hacer todo yo misma? —Petula preguntó con enfado cuando con cuidado se los colocó.

Esta asignación de muñecas de bebé se había hecho completamente popular en Hawthorne como un modo de enseñar la responsabilidad y contrariar al menos un poco del egoísmo desenfrenado entre los estudiantes. En consideración a las condiciones en la que fueron devueltas la mayor parte de las muñecas, que estaban abatidas y manchadas, el jurado aún estaba deliberando la validez del proyecto.

—¿Anotaste si tu parásito comió anoche? —Wendy Thomas preguntó a Petula.

—No, porque no comió. A ella apenas le cabe sólo la ropa que le compré, entonces ella se está desintoxicando —respondió Petula, por causalidad—. No quiero tener un bebé seboso.

Las Wendys se sorprendieron de que Petula, a su modo, se preocupara tanto por su bebé, aunque solo fuera por su aspecto. Esto abrió la puerta a una discusión que habían estado teniendo.

—Gracioso, deberías mencionar a la cosa como grasa entera de bebé —añadió Wendy Anderson.

—Pensábamos que la siguiente tendencia grande podría ser la liposucción para bebés —siguió Wendy Thomas—. Nosotras podríamos coleccionar la manteca de cerdo y luego usarlo como biocombustible renovable para coches y autobuses.

—Esto se dirige tanto a nuestra dependencia del aceite extranjero como a la obesidad de infancia epidémica —Wendy Anderson añadió—. Es ecológico también.

Petula no estaba desconcertada por la diligencia de las Wendys; de hecho, apenas las escuchaba. Estaba distraída observando a una mujer sin hogar que esperaba sobre un contenedor orgánico detrás del supermercado. Más bien en lugar de apresurarse, Petula condujo más lento, observando a la vagabunda como un arquero a un blanco. Las Wendys se prepararon para ridiculizar a la vagabunda. Si Petula fuera a tomar el tiempo para reconocer su existencia, ambas muchachas conjeturaron, ellas deberían estar listas para burlarse.

—Esto es horrible, —dijo Petula.

—Esto se pudre, —dijo Wendy Thomas, usando toda la barra de proteína para sacar la energía que ella podría reunir y parar su reflejo de náuseas.

—Al menos ella trata de comer sano, —se rió tontamente Wendy Anderson.

—¡Callaos! —demandó Petula, acercándose aún más cerca a la escena deprimente—. Vosotras dos no aguantarías ni dos segundos en sus zapatos.

—¿Qué zapatos? —Vino la pregunta despistada de Wendy Thomas, que chocó contra el silencio pedregoso de Petula.

Las dos Wendys cruzaron una mirada conspiratoria. La verdad era, que Petula había estado actuando muy diferente desde que “regresó” de su experiencia cercana a la muerte, y se ponían cada vez más cautelosas con ella, hasta antes de este arrebato. Esperaron algunos cambios, pero pensaban más a lo largo de las líneas de un acento semimuerto o una figura más esbelta gracias al líquido ultravenoso, dieta que los pacientes de coma eran bastante afortunados para requerir, pero nada semejante a aquellos cambios bruscos de humor, que bien podían pasar desapercibidos al público en general, pero que se antojaban desproporcionales a las acólitas de Petula.

De todos modos, ambas lo atribuían en gran parte a algoque había cogifo durante su ausencia, una conducta rara que era más probable un resultado directo de su pseudodefunción. Además, Petula no habla mucho de la experiencia entera. No estaban seguras si fue porque ella no recordaba nada o porque esta era la parte de un pacto de "lo que pasa en las permanencias de vida futura, en la vida futura".

O bien, esto podría ser sólo DPGB, es decir, Delirio Pre Baile de Graduación. Las Wendys pensaron que era "un diagnóstico" más aceptable, y ellas eran confidentes que las pocas semanas que ellas pasaron en el hospital cuando Petula era un paciente médicamente, lo calificaron para venir a tal conclusión.

Petula paró el coche, tomó pulverizó un poco de spray de cuerpo azucarado en el fondo de su camisa, y lo derramó sobre sus labios glosados como una máscara quirúrgica para defender contra el olor de la orina. Salió del coche y se acercó a la mujer. Las Wendys estuvieron asombradas. Ellas habían cerrado las ventanas enrolladas fuertemente para guardarse del calor y la peste, por lo que la breve charla fue imposible de oír por casualidad. Pero el hecho que Petula se dirigiera a esta persona en absoluto era realmente la cuestión. Las pruebas se acumulaban. Su condición se empeoraba.

—¿Qué hace? —preguntó Wendy Thomas.

—Te acuerdas, cuando los médicos diagnosticaron a mi abuela con Alzheimer, toda la materia médica de ella desapareció. El doctor dijo que a veces la gente olvida que ellos están enfermos y la resolución de sus cosas, —dijo Wendy Anderson.

—¿De qué estás hablando? —Wendy Thomas preguntó, rápidamente perdiendo su paciencia—. ¿Tú que sabes?

—Sé muchas cosas... como que hay un precio de suicidio increíblemente alto atado a los concursantes de programas de televisión de realidad, ah, y, tú puedes empapelar un cuarto entero con el tejido de un sólo pulmón... —disparó a chorros Wendy Anderson orgullosamente—. Y, sé que mi abuela tenía diabetes, adquirió el Alzheimer, y luego olvidó que ella tenía la diabetes y su cuerpo también. Esto podría ser parecido. La casi muerte de Petula podría haberle causado a Petula, ya sabes, una amnesia de popularidad.

—¡Eres un genio! —dijo sinceramente Wendy Thomas—. No sé por qué todos están impresionados de que fueras aceptada al colegio en línea durante el próximo año.

Petula regresó al coche, totalmente consciente de lo que las Wendys pensaban, y moviéndose rápidamente para desactivar la situación.

—¿Qué era todo esto? —Wendy Thomas preguntó de modo acusador.

—Le pregunté donde había conseguido aquella bufanda que llevaba, —salió a chorros de Petula, fingiendo indignarse—. Era justamente igual a una que podría habérseme caído de mi coche la semana pasada.

Las Wendys aceptaron la explicación por el momento, pero Petula estaba enojada por haberse dejador llevar por la situación. Esta clase del comportamiento esquizofrénico le hacía más difícil para ella de guardar en secreto. Era algo que no podía ni entender, ni controlar.

Tan pronto como Petula arrancó el freno, Wendy Anderson recibió un mensaje de texto de emergencia.

—Petula, —dijo ella—. Esto no te va a gustar.

—Desembucha, —exigió Petula.

—¡Alguien manchó a aquel estudiante de transferencia, Darcy, llevando puesto el mismo suéter, el cual tú tienes ahora! —Wendy Anderson pió, pescando para una reacción. Petula hizo lo que ella llevaba puesto una actualización de estado en cada uno de sus sitios conectados a una red social cada día de modo que nadie llevara puesto la misma cosa que ella tenía. Cada uno sabe eso, excepto, la nueva muchacha. Aunque Petula empezaba a pensar que lo hacía intencionadamente.

—Este es del mismo color también, —añadió Wendy Thomas—. Según se informa.

Petula tenía solamente odio para Darcy, aunque realmente no la conociera, y nadie pareció saber mucho sobre la nueva muchacha, salvo que había venido recientemente a Hawthorne de Gorey High .Eso era bastante para poner en lo alto de una lista el derecho de Petula, pero ella había tenido un sentimiento malo sobre Darcy ya que ella había llegado a Hawthorne. Este era un presentimiento, mucho como a su aversión instintiva a la compra de la joyería en los canales de compra desde casa. Las Wendys, por otra parte, pueden que no le haya gustado Darcy tampoco, pero en secreto les gustó que Petula fuera amenazada por ella.

Petula se pegó al borde, paró el coche otra vezsalió y abrió el maletero, que estuvo lleno de bolsas de plástico llenas de ropa de todo tipo. Un elemento mñas que incluir en el “informe de locura”, pensaron las Wendys. Cada vez era más evidente que a Petula le faltaban dos tornillos.

—¿La tintorería ha cerrado? —dijo Wendy Anderson desde la ventanilla trasera.

—Mis armarios están a tope y pienso que la puta roba mi ropa, —explicó Petula—. No quiero dejar algo estando alrededor.

Las Wendys asintieron con la cabeza en la armonía y esperaron con paciencia en el coche. Este pareció plausible. Scarlet había estado pareciendo mejor últimamente, ellas de mala gana se confesaron culpables de ello.

Petula buscaba entre las bolsas hasta que encontró un cambio de moda apropiadamente y competitivo de la ropa, se quito el suéter de cuello y ahí mismo en la calle lo sustituyó por una rebeca de cachemira coloreada de ciruelo. Ella nunca estuvo preocupada sobre la fabricación de una demostración pública de sus activos porque Petula creyó incondicionalmente que sólo debería estar avergonzada si tuviera algo que esconder, por otra parte, era perfecta y era siempre feliz alardeándolo. El mundo era su camerino. Esto no había cambiado mucho.

***
Scarlet andaba atareadísima en su desastrada habitación; pilas de ropa, aquellas prendas suyas tan únicas, raídas, usadas y, por otra parte, “artísticamente destruidas”, abarrotaban la estancia sin orden ni concierto. Había decidido que ya era hora de deshacerse de su antigua yo, y que quería acabar con ello cuanto antes para atenuar el dolor.

Al principio cribó armarios y cajones con cuidado, como un minero que tamiza la tierra en busca de diamantes, pero más pronto que tarde estaba sacando brazadas enteras de prendas, antaño tan preciadas, y arrojándolas indiscriminadamente al suelo, preparándolas para un viaje a Goodwill[1]. Podría oír aproximadamente el andar de Petula por su puerta de dormitorio abierta y agrietándolos aún más: ¿es aquel tu armario o una máquina de tiempo?

Scarlet pensó que, para variar, Petula podía tener parte de razón.

“A veces lo vintage —dijo para sí— no es más que sinónimos de viejo”.

A Sacrlet le había costado esfuerzo llegar a esta conclusión. Ella había tenido sus pertenencias estrictamente solo para su propio placer. De camino, ella decidió vestirse y había sido un verdadero acto del orgullo, tal vez hasta de desafío. No tanto ahora, pero hace unos días todo cuanto ella llevaba aparecería de versiones de imitación de baja clase, no hace mucho. Ella podría acordarse de ser contemplada, o peor, ella se rió de su "mirada".

Curiosamente, echaba de menos esa parte. Como tener un asistente personal para preseleccionar amigos potenciales, que le había ayudado a eliminar a la gente con la que nunca querría asociarse. Además, considera que las niñas en prendas de terciopelo con los logotipos de las cadenas de tiendas salpicadas a través de sus culos no tenían derecho a decir que tenía mal aspecto.

Lo que las chicas, sobre todo las que se podían permitir vestirse bien, nunca entenderían que hay una gran diferencia entre tener un sentido de la moda y el sentido del estilo. Uno viene de revistas, por lo que le dicen; otro de su propia imaginación, lo que tú sientes, ella pensó cuando añadía mas al montículo debajo de ella.

La nueva visita que se hacía cuando buscando por su vieja ropa se hacía cada vez más trivial para Scarlet estos días. No estaba segura si esto fuera un bicho de limpieza en general que le había llegado temprano, o su miedo patológico al aburrimiento, o algo mucho más profundo. Con la escuela casi a terminar y Damen lejos, en la universidad, ella tenía demasiado tiempo para pensar. Y una de las cosas en las que había estado pensando completamente era en Damen. Ella habría preferido hacer la limpieza para su visita, pero él tenía exámenes y no podía llegar a casa para el Día de San Valentín.

Scarlet entendió que la universidad era una prioridad para él, pero ella todavía estaba un poco molesta por estar sola. Claro que no se lo diría a él. No le importaría estar dispuesta a tener su día de San Valentín en la medianoche y pasar rápido como en una película en 3D, que resultó ser su tradición. Ella lo sintió sólo como un mínimo fragmento dado por supuesto. ¿Petula… ella pensó …habría tenido el mismo trato? O mejor, ¿habría considerado tratar así a Petula en primer lugar?

Ella volvió a tener el negocio en manos. Sacudió todas estas cosas que parecían haber muerto un poco para ella. Podrías llamarlo hasta asesinato, a juzgar por la condición de sus armarios y la ropa desechada al suelo. ¿Pero qué trataba ella de matar? Se preguntó ¿Su pasado o su futuro?

Cuando bajó la vista a los montículos en los que se amontonaba toda su ropa, se dio cuenta que al dar sus pertenencias, ella entregaba su historia, también, una historia que ella había compartido, mentalmente, emocionalmente y físicamente con Charlotte. Scarlet la echó terriblemente de menos. Lo suyo era la relación más íntima que ella había tenido alguna vez; al menos hasta ahora. Pero aunque pudo haberse dedicado más a Charlotte, ellas nunca se habían dejado, pensó, hasta ahora.




[1] Goodwill: Empresa que subasta la ropa y el dinero lo dona para servicios sociales.

1 comentari: